miércoles, 29 de abril de 2015

Los 10 mandamientos de belleza que toda novia debería seguir

El día de tu boda serás el centro de todas las miradas, y por eso estoy segura que querrás estar especialmente guapa ese día. Ya lo decía Helena Rubinstein, “No hay mujeres feas, solo perezosas”, y eso sin duda es una buena noticia. Así que ya es hora de dejar la pereza a un lado y a ponerse manos a la obra, por eso hoy te traigo los 10 mandamientos de belleza que toda novia debería seguir.

 photo The love studio - portada_zpskpzrnz14.jpg
Foto The Love Studio

1. La belleza empieza por el interior.

Y no hay nada más cierto. Para verte bien por fuera, primero tienes que estar bien por dentro. Y no, no te voy a proponer que te pongas a dieta, pero sí que vigiles tu alimentación. Procura reducir las grasas, los fritos y la bollería de tu dieta. Con estos alimentos solo conseguirás sentirte más pesada, enfadarte con la báscula, y ver como tu piel está más apagada y con granitos.

Lo ideal es que apuestes por una alimentación sana y equilibrada, con 5 comidas al día. Abusa de las ensaladas, las verduras y la fruta. A la hora de cocinar el horno y la plancha serán tus mejores aliados. Si eres cocinitas empieza a seguir a blogs de cocina saludable, te sorprenderá la cantidad de platos deliciosos y ligeros que puedes realizar.

El agua debe convertirse en tu mejor amiga. No salgas nunca de casa sin llevar una botellita en tu bolso. Deberías beber unos dos litros diarios de agua, pero no hace falta que te obsesiones con ello. Si empiezas poco a poco, ya verás cómo en unos días conseguirás beberte los dos litros sin darte cuenta.

Y aunque no te guste, no te olvides de hacer algo de ejercicio. Actualmente nuestro estilo de vida es muy sedentario, por eso necesitamos hacer un poco de deporte. La idea es que tenemos que movernos para quemar esas calorías de más, para despejarnos, y aliviar el estrés. Y aquí no valen las excusas, si no te gusta el gimnasio puedes apuntarte a la moda del runnign, pasear a paso ligero durante media hora cada día, o incluso ir en bici al trabajo.


2. Sonrisa deslumbrante

El día de tu boda va a ser uno de los más felices de tu vida, por eso no puedes olvidarte de cuidar de tu sonrisa, pues será la protagonista de muchas fotos.

 photo Ana y Miguel - Sonrisa_zpslj5x44s3.jpg
Foto Ana y Miguel

Si nunca has cuidado tus labios, es hora de que empieces a hacerlo. La piel de los labios es extremadamente sensible, y a diario se ve agredida por el frío, el sol, el calor, etc… Para mantener unos labios hidratados y jugosos prueba a exfoliarlos semanalmente. Puedes comprar productos específicos, o utilizar un cepillo de dientes suave y vaselina. Después de exfoliarlos no te olvides de hidratarlos.

Llevar siempre un bálsamo labial en el bolso es una buena idea. En invierno lo usarás mucho porque los labios se resecan con la calefacción. En verano lo mejor es hacerte con un bálsamo que contenga factor de protección solar.

No te olvides de visitar a tu dentista para tener una sonrisa de cine. Con él deberás programar una limpieza dental. Lo ideal es realizarse una cada 6 meses, pero si quieres hacerte una antes de la boda, procura hacerla una o dos semanas antes, así si te sale alguna heridita, o se te hinchan las encías, habrá tiempo de sobra para que todo vuelva a la normalidad.

Una buena idea es realizarse un blanqueamiento dental, así el día de tu boda podrás tener una sonrisa muy blanca. La duración del blanqueamiento varía en función de las personas, por eso lo mejor es que acudas varios meses antes a tu dentista. Él podrá valorar tu dentadura y ver qué tipo de tratamiento necesitas. También podrá aconsejarte cuando es el mejor momento para empezar el blanqueamiento.

3. Mantén el sudor a raya

Puede que no sea tu caso, pero a muchas novias les pasa que con los nervios y el estrés sudan más de lo normal. La verdad es que resulta muy desagradable e incómodo, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las bodas se celebran en meses calurosos.

Si el caso no es muy grave se puede solucionar con una ducha antes de acostarte y un buen desodorante antitranspirante. Por la mañana repite la misma operación y así estarás fresca durante la boda.

Si ya has probado los desodorantes antitranspirantes y no te acaban de convencer, te aconsejo uno que es mano de santo. Se llama Perspirex y lo venden en farmacias. Eso sí, te aconsejo que te lo compres algunos meses antes de la boda y lo pruebes. Conozco a muchas personas que están encantadas con este producto, pero es importante que lo pruebes con antelación para comprobar que no te produce alergia, y que te funciona.

4. Mirada hipnótica

No debes olvidarte de cuidar de tu mirada. La piel del contorno de ojos es extremadamente delicada, por eso no te olvides de cuidarla usando a diario una crema específica. No te acuestes nunca sin desmaquillar tus ojos, y al hacerlo utiliza productos específicos, los bifase son los que mejor resultado te darán.

 photo Sara Laacutezaro - Cejas_zpsvbgkz1ah.jpg
Foto Sara Lázaro


Las cejas pueden cambiar asombrosamente tu mirada. Te aconsejo que acudas a un bar de cejas para que te las diseñen, eso sí, a estas alturas no hace falta que te recuerde que lo hagas varios meses antes de la boda, así si no te gusta el resultado tendrás tiempo de sobra para que te vuelvan a crecer.

En cuanto a las pestañas, prueba a hacerte una permanente y tinte de pestañas, o a ponerte extensiones, verás que cambio. Otra opción menos agresiva es utilizar pestañas postizas. En este caso habla con tu maquilladora, ella te podrá aconsejar que tipo de pestañas te van mejor, y se encargará de ponértelas el día de tu boda.

5. Piel radiante

Una de las primeras cosas que tienes que hacer una vez fijada la fecha de la boda es ir a ver a tu esteticién. Junto a ella podrás elaborar un calendario de cuidados y tratamientos para tu piel, así el día de tu boda ésta lucirá más bonita y radiante que nunca.

La limpieza de cutis no puede faltar en ese calendario, eso sí, la última háztela una semana antes de la boda, así te asegurarás de que tu piel se ha recuperado y no quedan marquitas. Según tu tipo de piel tu esteticién podrá aconsejarte los tratamientos específicos que te vendrán mejor, como mascarillas, velos de colágeno, etc…

No te olvides de mantener tus rutinas de limpieza e hidratación, y si todavía no tienes, es hora de empezar a crearlas. No estaría de más que acudieras a un dermatólogo, él te podrá decir mejor qué nadie qué tipo de piel tienes, y qué rutinas y productos deberías usar. Si no quieres complicarte mucho recuerda que los pasos básicos son: limpiar la piel con un buen jabón, secarla con cuidado, aplicar un buen tónico y por último una crema hidratante.

Y sobre todo, NUNCA, nunca te vayas a la cama sin haberte desmaquillado. Tu piel, y la funda de tu almohada, te lo agradecerán.

Tampoco debes olvidarte de protegerte del sol. Muchas cremas hidratantes ya incorporan filtro solar, pero suelen ser muy bajos. En invierno te irán bien, pero en verano es mejor que uses cremas solares con mayor factor de protección.

Si quieres lucir un bonito bronceado el día de tu boda lo mejor es que lo adquieras poco a poco. No soy muy partidaria de los rayos UVA, pero si a ti te gustan mi consejo es que no abuses de ellos. No hay nada más feo que una novia con un moreno demasiado artificial. Puedes combinar alguna sesión de rayos uva, con baños de sol (vamos, con tumbarte en la playa o en la piscina para tomar el sol). Hazlo siempre usando un factor de protección, y ten cuidado con el bikini, para que no te queden marcas que puedan verse con el vestido.

6. Manos perfectas

Las manos serán una de las grandes protagonistas de tu boda, sobre todo en el momento del intercambio de anillos. Además después de la boda todo mundo querrá ver tu alianza, así que tus manos tienen que estar perfectas.

 photo The Love Studio - Manos_zpsax2duv3j.jpg
Foto The Love Studio

Acuérdate de hidratarlas a diaria, tener una buena crema en la mesita de noche, y una más pequeña en el bolso te será de gran utilidad.

Una vez al mes acuérdate de darles un mimo especial, hazte un peeling y aplícate una buena mascarilla. De esta manera te asegurarás de tener unas manos bonitas y suaves.

El broche final lo pondrá una buena manicura. Si quieres olvidarte de problemas te aconsejo que te realices un esmaltado permanente, así la manicura estará perfecta tanto en la boda como en tu luna de miel.

Y si uno de tus grandes problemas es que sueles morderte de las uñas, no te preocupes, las uñas de gel o las de porcelana serán tu grandes aliadas. Intenta cuidar tus uñas, y unos días antes de tu boda acude a tu esteticién a ponerte las uñas.

7. Pelos fuera

Lo bueno de casarse es que nos permite darnos pequeños lujos que hace tiempo que queremos. Por ejemplo, que mejor excusa que tu boda para hacerte de una vez la depilación láser. Eso sí, te recomiendo que acudas a un centro de confianza, y que empieces con la depilación láser cuanto antes mejor.

En el centro te dirán cuántas sesiones necesitarás para eliminar para siempre los molestos pelitos. Es importante que les comentes que te casas y que les digas exactamente la fecha de tu boda, así podréis programar con tiempo todas las sesiones.

Pero si quieres seguir siendo fiel a la depilación tradicional con cera, recuerda pedir cita unos cuatro o cinco días antes de la boda. Así te asegurarás que las rojeces que a veces produce la cera habrán desaparecido antes de la boda.

8. Melena de película

Para lucir un cabello bonito hay que cuidarlo. No te estoy contando nada nuevo, ¿verdad? Pero es que a veces con tantos preparativos nos podemos olvidar de algunos detalles. Una vez más te recomiendo que hables con tu peluquero, él seguro que conoce perfectamente tu cabello y podrá aconsejarte qué tipos de tratamiento deberías hacerte para que luzca más brillante y sedoso que nunca.

 photo Stuart Naph - melena_zpsb7kbdy3s.jpg
Foto Stuart Naph
Además, no te olvides de ir saneando las puntas, y de utilizar acondicionadores y mascarillas adecuados a tu tipo de cabello. Si puedes, te aconsejo que compres los productos en tu peluquería de confianza. Los productos que venden en supermercados suelen llevar alcohol, y eso puede resecar tu cabello. Los productos que venden en peluquería suelen ser más caros, pero también más eficaces y no suelen contener alcohol.

Si sueles llevar el cabello teñido o con mechas, lo ideal es que vayas a teñirte una semana antes de la boda. Así te asegurarás de no tener raíces, y el color se verá más natural.

Y eso sí, si estás pensando en hacerte un cambio look no esperes a hacerlo a última hora. El día de tu boda tienes que ser tú misma, y si te haces un cambio muy radical puede que no te sientas cómoda con el resultado. Por suerte hoy en día el mercado ofrece una amplia gama de extensiones y postizos que podrán serte de gran ayuda en caso de que te hayas pasado con el corte de pelo, o quieras conseguir más volumen en tu peinado.

9. Mímate

Las curas de sueño son el gran secreto de belleza de muchas celebrities. Ya sé que los nervios pueden jugarte una mala pasada, por eso el último mes antes de la boda procura seguir unos buenos hábitos de sueño. Lo ideal es que duermas al menos 8 horas diarias. Olvídate de trasnochar o de pegarte madrugones maratonianos. Tu cuerpo y tu piel necesitan descansar para estar en pleno rendimiento.

Uno de los mejores caprichos que puedes darte es una escapadita a un spa. El fin de semana antes de la boda dedicarlo solo a vosotros. Podéis ir a un spa, a disfrutar de los beneficios de los circuitos termales, a relajaros en el jacuzzi, y terminar el día con un relajante masaje. Un fin de semana romántico y de relax siempre es una buena idea. Os ayudará a eliminar todo el estrés, y por fin tendréis unos días para mimaros el uno al otro, sin preocupaciones ni nadie que os moleste. Así que no os olvidéis de apagar los móviles y disfrutar.

10. No probarás tratamientos nuevos un mes antes de la boda

Esta regla es sin duda la más importante de todas. No te la juegues, para evitar disgustos de última hora ni se te ocurra probar un tratamiento nuevo un mes antes de la boda. No sabes si puede producirte alguna alergia o efecto secundario que pueda dejarte marcas o dañarte la piel. En este caso será mejor que sigas al pie de la letra eso de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.


miércoles, 22 de abril de 2015

5 Consejos que te ayudarán en la compra de tu vestido de novia

Dentro de un par de semanas Barcelona se volverá a vestir de blanco para acoger una nueva edición de la Barcelona Bridal Week. Y la verdad es que estoy contando los días que faltan para poder ver en directo las nuevas propuestas que los diseñadores nos tienen preparadas para la próxima temporada.

Y es que sin duda alguna, una de las cosas que más les gusta a todas las novias es encontrar su vestido de novia. Como Wedding Planner he tenido la suerte de poder acompañar a decenas de novia en la búsqueda de su vestido, y durante todo este tiempo he podido reunir algunos consejos que creo que te serán muy útiles a la hora de comprar tu vestido de novia.

 photo Stuart_Naph__98_zpsl46s1gei.jpg
Fotografía de Stuart Naph

1. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

O lo que es lo mismo, no dejes la búsqueda de tu vestido para el último momento. Piensa que cuanto antes empieces a buscarlo, más tiempo tendrás para probarte diferentes modelos, compararlos y encontrar el vestido perfecto para ti. 

Si tienes claro que quieres un vestido de firma, como Pronovias, Rosa Clará, YolanCris, Aire Barcelona, St. Patrick, etc… puedes empezar a buscar entre 6 y 8 meses antes de la boda. Las grandes marcas tienen mucho stock, y no tendrás problema si acudes hasta 6 meses antes de la boda (eso sí, muchas veces te dirán que vas muy justa, pero no te asustes, 6 meses es tiempo más que suficiente). 

Pero si sueñas con vestido de diseñador, como Inmaculada García, Imma Clé, Jordi Anguera, etc… lo ideal es que acudas con mucho más tiempo, entre 8 y 10 meses estará bien. En este caso los vestidos se realizan bajo pedido, cortando la tela para cada clienta, se trata de diseños más exclusivos y personalizados. Al tiempo de confección hay que añadir que su stock de tejidos no es tan amplio como el de las grandes marcas, por lo que si te retrasas puede pasar que el tejido que te guste ya esté agotado.

 2. Fíjate un presupuesto.

Este punto es muy importante. Antes de empezar la búsqueda debes tener muy claro cuánto dinero quieres destinar a la compra de tu vestido. Se trata de una decisión muy personal, nadie puede decirte qué cantidad es la correcta. Eso sí, una vez decidida tienes que tener claro si ese importe es solo para la compra del vestido, o si también tiene que cubrir la compra de todos los complementos de tu look de novia: zapatos, medias, velo o tocado, ropa interior, joyas, etc…  

Una vez fijado el presupuesto puedes empezar  investigar precios. Si participas en foros de novias te será muy fácil saber los precios medios de las firmas más conocidas. Descarta aquellas que se pasan de tu presupuesto. En caso de que te encante el estilo de una de esas firmas puedes buscar outlets y ventas especiales, seguramente serán diseños de colecciones pasadas, pero te saldrán a precios muy económicos. Psss ¿te cuento un secreto? Sigue a tus firmas favoritas en las redes sociales, allí suelen anunciar sus ventas especiales con descuentos muy interesantes.

Y lo más importante, NUNCA, pero nunca, te pruebes un vestido que se salga de tu presupuesto. Lo único que vas a conseguir es llevarte un gran disgusto, pues por muy bien que te quede, y por mucho que te guste, no podrás comprártelo. A veces hay novias que se obsesionan tanto con un vestido, que no son capaces de encontrar otro que entre en su presupuesto, y créeme, no hay nada más frustrante que eso.

3. Una para todas, y todas para una.

¿Te acuerdas de D’Artagnan y los Tres mosqueteros, pues inspírate en ellos a la hora de elegir a las personas que te acompañarán en tu búsqueda. Y es que en esta ocasión el dicho de “menos es más” es más acertado que nunca.

Así que piensa en dos o tres personas, que te conozcan bien y que te quieran mucho. Tienen que quererte mucho porque van a tener que ser muy sinceras contigo, ¿sabes esa amiga que te dice, “chica, no me gusta nada como te queda ese vestido, te hace gorda”? Pues esa es una acompañante perfecta en tu búsqueda del vestido.

Si eres una persona tímida, a la que le cuesta expresar lo que quiere, es súper importante que tus acompañantes te conozcan muy bien, y que sean lanzadas. He visto a muchas novias a las que les daba apuro decir qué es lo que no le gustaba del vestido que le estaban probando, o que antes de entrar me habían contado exactamente lo que estaban buscando, y una vez en la tienda no sabían cómo explicarlo. Si te reconoces, pide a esa persona que te conoce mejor que tú misma que te acompañe, ella podrá hablar por ti cuando te vea bloqueada.

Y sobre todo, cuando elijas a tus acompañantes, procura que no sean  más de tres. No caigas en la tentación de ir con más gente, piensa que con tantas opiniones al final lo que conseguirán es confundirte, en lugar de ayudarte. Dos o tres personas, que te conozcan muy bien, que sepan exactamente el estilo que estás buscando, y que te quieran mucho. Ellas serán tus mosqueteras.

 photo Adrian_Tomadin_Photography-020_zpst9hczgi6.jpg
Fotografía Adrian Tomadin

4. Novia previsora vale por dos.

Igual no lo sabes, pero antes de ir a probarte vestidos de novia tienes que pedir día y hora, la mayoría de tiendas no suelen atender sin cita previa porque tienen mucho volumen de trabajo.

Y aquí va otro gran consejo: si tu boda es de día, intenta ir a probarte vestidos por la mañana, y si tu boda es de noche, pide hora por la tarde. Y aunque al principio te puede parecer una tontería, la verdad es que no lo es. Lo cierto es que nuestro cuerpo va cambiando a lo largo del día. Estamos más hinchadas por la tarde que por la mañana, y además, ¿sabías que por la mañana medimos algún centímetro más que por la tarde? Esto es por culpa del estrés, nos levantamos relajadas, y a lo largo que va pasando el día, el cansancio y el estrés hacen que nuestras vertebras se tensen, y como consecuencia medimos un poquito menos. Por eso, si te pruebas el vestido más o menos a la hora de tu boda, podrás hacerte una idea más fiel de cómo estarás el día de tu boda con él.

Un consejo que doy a todas mis novias, es que ese día se pongan ropa interior clarita, y si es posible que los sujetadores sean sin tirantes. Ir con medias, y con un zapato de tacón también será de mucha ayuda. De esta manera te sentirás más cómoda y podrás probarte cualquier tipo de vestido sin nada que te moleste: palabra de honor, cuello hatler, corte sirena, etc…

También es importante que ese día te sientas guapa, por eso no es una mala idea que ese día te hagas ese peinado con el que te ves más favorecida, y que te maquilles un poco. Piensa que en invierno estamos más bien pálidas, y vas a probarte vestidos en diferentes tonos de blanco. Un poco de maquillaje hará que te sientan mejor, pero eso sí, no te pases con el maquillaje, o podrías manchar los vestidos.

5. Disfruta de la experiencia y confía en tu instinto.

Uno de los  mejores consejos que te puedo dar es que disfrutes de la búsqueda. Esta va a ser una experiencia única y muy especial, y deberías disfrutar de cada momento. No dejes que nadie te lo estropee, ni siquiera tu misma. Olvídate de los pequeños contratiempos que puedan ocurrir y céntrate en las cosas buenas.

Y por supuesto confía en tu instinto. Seguro que durante tu búsqueda encontrarás algún vestido que te quede genial, que resalte tus puntos fuertes, con el que estarás preciosa, pero a lo mejor no te ves con él caminando hacia el altar. Si eso no pasa, no lo dudes más, ese no es tu vestido. En este caso las dependientas pueden ser tus mejores aliadas, nadie mejor que ellas conocen todos los vestidos de su colección, y nadie mejor que tú conoce tu cuerpo y lo que estás buscando. Así que sé sincera con ella, cuéntale qué es lo que estás buscando en tu vestido, que partes de tu cuerpo quieres que destaque, y cuales debe disimular. Habla con ella sobre el estilo de tu boda y el look que estás buscando. Con toda esta información ella podrá ayudarte a encontrar el vestido perfecto para ti. Y créeme, cuando lo encuentres, sabrás sin ninguna duda que ése es tu vestido de novia.

miércoles, 15 de abril de 2015

10 cosas que nunca nadie te ha contado sobre las bodas en la playa

Hay muchas parejas que sueñan con una romántica boda en la playa. El sonido de las olas como banda sonora de la ceremonia, una suave brisa que juguetea con tu pelo, y un paisaje paradisíaco para darte el “sí, quiero”. Y sí, debo reconocer que así sobre el papel esta boda no pinta nada mal. Pero como Wedding Planner puedo asegurarte que en la vida real las bodas en la playa no son tan perfectas como parecen. Y es que todo el mundo se empeña en contar solo la parte bonita. Por eso hoy te cuento 10 motivos por los que casarte en la playa quizás no sea tan buena idea.

 photo 00 ceremonia 1_zpsfahnb14p.jpg
Foto Manu C. Photography
  1. Las playas privadas no existen. En España no existen las playas privadas, todas son públicas. Sí que es cierto que algunas playas pueden parecer privadas, porque para acceder a ellas hay que pasar por una finca o un hotel, pero lo cierto es que lo único que hay privado en esas playas es el acceso por tierra, por mar puedes acceder a ellas sin restricciones. 
  2. Hay que pedir un permiso especial. Si sueñas con celebrar tu boda en la playa debes saber que necesitas un permiso especial. El problema está en que a veces no se sabe bien a quién hay que pedir ese permiso, y es que no hay una normativa común a todo el territorio español, por lo que tendrás que averiguar a qué administración debes pedir el permiso. Hay poblaciones en las que el mismo ayuntamiento te dará el permiso, en otras deberás acudir al departamento de costas de la comunidad autónoma. Lo más fácil es que acudas al ayuntamiento al que pertenece la playa y preguntes directamente, ellos sabrán darte las indicaciones oportunas. 
  3. No se puede comer en la playa. Sí, como lo lees. Los permisos que conceden son tan solo para celebrar la ceremonia, y la duración máxima es de media hora. No se conceden permisos para montar banquetes en la playa. Pero… hecha la ley, hecha la trampa. O eso dicen. A mí me encanta buscar soluciones creativas, y cuando una de mis parejas me planteó montar una fiesta pre boda en la playa me informé bien. Resulta que lo que no te permiten es montar mesas, sillas, etc… Pero, ¿verdad que cuando vas a la playa con la familia te llevas tu propia comida? Así que pregunté si podía montar una cena tipo picnic, sentados en el suelo, y me dijeron que sí. Pero claro, no a todos les convence el formato de boda tipo pic-nic. En ese caso mi consejo es que busquéis una playa con chiringuito. Y es que los chiringuitos sí tienen permiso para servir comidas en la playa. Si habláis con los dueños seguro que podéis llegar a un buen acuerdo. Pueden serviros ellos la comida, o alquilaros su chiringuito y que venga un catering a servir la comida. Lo dicho, hay que buscar soluciones creativas.
  4.  photo 03 picnic 2_zpseif1ytci.jpg
    Foto Stuart Naph
     photo 03 picnic 1_zpscsy3wniq.jpg
    Foto Stuart Naph
     photo 03 chiringuito 2_zpskl1fpc0y.jpg
    Foto Manu C. Photography
     photo 03 chiringuito 1_zpsgo9r7lu1.jpg
    Foto Manu C. Photography
  5. En pleno verano no te dejarán celebrar tu boda en la playa. Y es que según la ley del 15 de julio al 31 de agosto no se conceden permisos para celebrar bodas ni rodajes en las playas españolas. Y si te paras a pensar es lógico. Se trata de la temporada alta del verano, y en esa época las playas se reservan para el uso y disfrute de los bañistas. Pero además, piensa que en esas fechas las playas están llenas de gente. ¿De verdad quieres casarte rodeada de gente en bañador? 
  6. Tendrás público no invitado. ¿Recuerdas que antes te decía que en España todas las playas son públicas? Pues bien, eso significa que aunque consigas el permiso para celebrar tu boda cualquiera podrá estar en la playa. No puedes prohibirles que se queden alrededor mirando, por eso mi consejo es que si quieres celebrar la boda en la playa lo hagas a principios de verano, y que la ceremonia no empiece antes de las 19h. A esa hora la gente empieza a recoger e irse. Pero si quieres asegurarte que no tendrás mirones aquí va una idea: invita a los mirones a tomar una copa de cava o un refresco a vuestra salud. Es algo sencillo y no te saldrá tan caro como crees. Puedes ponerte de acuerdo con algún chiringuito de la playa, y tener a un par de personas encargadas de ir informando a los mirones que a los novios les gustaría tener un poco de intimidad durante la ceremonia, y que para compensar las molestias les invitan a tomar una copa o un refresco. Créeme, funciona. En España nos encanta todo lo que sea gratis ;-) 
  7.  photo 05 bantildeistas 2_zps82er9ooj.jpg
    Foto Manu C. Photography
     photo 05 bantildeistas 1_zpsylohbf6l.jpg
    Foto Manu C. Photography
  8. La arena, la gran enemiga de los zapatos. Las bodas en la playa son muy románticas. O eso parece cuando las vemos en fotos y en las películas. Pero de lo que nadie te avisa es de que la arena será tu gran enemiga. ¿Has probado a caminar en la arena de la playa con zapatos de tacón? Es una tortura. Por no hablar de que la arena se meterá en tus zapatos, y en los de tus invitadas. Tienes dos soluciones. La primera es instalar una tarima, para no tener que pisar la arena. La segunda es disponer algunos cestos a la entrada de la playa para que tus invitados puedan dejar allí sus zapatos. Pueden ir descalzos, o puedes regalarles unas chanclas para que no tengan que pisar la arena. 
  9. Las calas más bonitas e íntimas suelen estar escondidas y no son fáciles de acceder. Y es que cuando soñamos con una boda en la playa a nuestra mente acuden imágenes de pequeñas y paradisíacas playas, muy escondidas, y con paisajes de película. Y sí, esas playas existen, pero normalmente su acceso es bastante complicado. A algunas solo puede accederse por mar. En otras el acceso es a pie, pero por caminos complicados, bajando infinitas escaleras que más tarde tendréis que subir. Así que antes de elegir la playa para tu boda mira bien como es el acceso, tus invitados te lo agradecerán. 
  10.  photo 07 acceso 1_zpsci86qdln.jpg
    Foto Stuart Naph
     photo 07 acceso 2_zpsp9otgkd7.jpg
    Foto Manu C.Photography
  11. Necesitarás un plan B muy estudiado. No es un secreto que todas las bodas que se celebran al aire libre necesitan tener un plan B. Y es que la lluvia y el viento pueden jugarnos malas pasadas. En el caso de las bodas en la playa el plan B suele ser muy complicado. Porque sí, puedes instalar una carpa, pero necesitarás ponerle tarima, o el suelo se convertirá en un gran charco o barrizal. Además una boda en una carpa no es tan bonita como una en la playa. Una semana antes de la boda puedes saber con bastante exactitud el tiempo que hará en tu boda. Si la previsión es de lluvia, no te la juegues, y cambia el lugar. Pero por supuesto ese lugar tendrás que haberlo buscado con mucha antelación. Si vas a celebrar la ceremonia en la playa y el banquete en un hotel o restaurante, cuando lo contrates pregunta que si en caso de lluvia podría celebrarse la ceremonia en sus instalaciones. Tendrás que pagar por ello, en caso de que finalmente llueva y celebres la ceremonia en el hotel, pero lo que ganarás en tranquilidad no está pagado, te lo aseguro. Eso sí, pide que te enseñen el lugar en el que se celebraría la ceremonia, para no tener sorpresas. 
  12. En la playa no hay enchufes… Por eso tendrás que alquilar generadores eléctricos para poder enchufar todo el equipo de sonido de la ceremonia. Además según la hora que sea puede que necesites iluminación, y los focos también necesitan enchufes. Que no cunda el pánico, no hace falta que te pongas a buscar generadores. Solo tienes que avisar al técnico de sonido que se encargará de sonorizar la ceremonia, él traerá los generadores que necesite. 
  13.  photo 09 iluminacioacuten 1_zpsrk58vh0x.jpg
    Foto Stuart Naph
  14. … ni baños. Bueno, es cierto que en algunas playas hay lavabos portátiles, pero no en todas. Si solo vas a celebrar la ceremonia no es algo que te deba preocupar. Pero si alquilas un chiringuito para el banquete asegúrate de que tiene baños. Hay muchos que no tienen. En ese caso la solución más fácil es alquilar lavabos portátiles, en Internet encontrarás muchas empresas que se dedican a eso. Pero si has elegido una de esas calitas de difícil acceso, ya te puedes olvidar del lavabo. Te lo digo por experiencia. Llamé a todas las empresas, buscamos mil soluciones, pero ninguna era factible. Como se trataba de una boda bastante hippie la novia optó por preparar unas bolsas en las que se leía: “Uups!!! No toilete here… Don’t worry by happy”. Dentro pusimos un paquete de pañuelos de papel, una botellita de alcohol en gel para desinfectar las manos, y una linterna. La idea era que los invitados cogieran una bolsita y… bueno, te lo puedes imaginar. No era una idea que me gustara, pero a ellos les parecía divertido y les funcionó. 
  15.  photo 10 wc bag 2_zpspygr3foz.jpg
    Foto Noemí Cuevas
     photo 10 wc bag 1_zpswh06c4cm.jpg
    Foto Manu C. Photography

A pesar de todo, si celebrar tu boda en la playa es una de tus grandes ilusiones, no renuncies a ella. Hay muchos hoteles que tienen pequeñas calitas a las que solo se puede acceder a través de sus instalaciones, y no dudan en organizar bodas para sus clientes. Otra opción es celebrar la boda en un lugar que esté muy cerca de la playa y que tenga unas bonitas vistas al mar. Resultará mucho más cómodo y no perderás el romanticismo que estás buscando.

 photo 11 hotel 1_zpsp9ukbmeb.jpg
Foto Abril Bodas
 photo 11 hotel 2_zps8dii81bk.jpg
Foto Abril Bodas

Y por último, si vas de luna de miel a un lugar paradisíaco, aprovecha para renovar allí tus votos, y contrata una pequeña ceremonia íntima, solo para vosotros dos. Podrás tener la boda en la playa que siempre has soñado, sin duda será una experiencia que nunca olvidarás.

miércoles, 8 de abril de 2015

7 razones por las deberías llevar velo el día de tu boda

Si estás empezando a buscar tu vestido de novia puede que haya un detalle que todavía no has decidido, ¿llevarás velo el día de tu boda? Y aunque a primera vista parezca una pregunta inocente, créeme, la respuesta no siempre es fácil.


Como Wedding Planner he vivido de todo con mis novias. Unas tenían muy claro que no querían lucir velo el día de su boda, otras no se imaginaban casándose sin él, pero muchas no lo tenían nada claro. La verdad es que sea cual sea tu elección seguro que estarás radiante el día de tu boda. 

Pero como no gusta dejar una pregunta sin respuesta hoy toca mojarse, así que voy a darte 7 razones por las que deberías llevar velo el día de tu boda. Quien sabe, puede que después de leerlas tomes tu decisión.
  1.  Te permite  lucir dos looks diferentes.Y es que el velo tan solo se luce durante la ceremonia, por eso con una mínima inversión podrás verte con dos looks diferentes el día de tu boda. Simplemente con ponerte o quitarte el velo verás que tu imagen es otra. Pero si quieres que el cambio sea aún más evidente puedes hablar con tu peluquera y pedirle que te haga un recogido para llevar el velo, pero de manera que una vez te lo quites, con un par de movimientos puedas transformar tu peinado en un semi-recogido.
  2.  Sirve para cubrirte los hombros durante la ceremonia.Quizás así a primera vista no veas la ventaja que esto supone. Pero con la iglesia hemos topado, porque quizás no lo sabes, pero si tu boda es religiosa deberás llevar los hombros cubiertos. Por eso, si sueñas con lucir un vestido de novia palabra de honor el velo será tu mejor aliado para ir cubierta y “recatada” a la iglesia.
  3. Da mucho juego a la hora de hacerte las fotos.Si eres adicta a Pinterest, Instagram o a los blogs de boda seguro que has visto cientos de fotos de novias jugando con su velo, o velos etéreos flotando en el aire mientras la novia posa para el fotógrafo. Y es que el velo da mucho juego a la hora de haceros las fotos, sobre todo si tenéis la suerte de que en ese momento sople una suave brisa. Y si no sopla no pasa nada, tu fotógrafo sabrá cómo hacer que tu velo “vuele” para haceros unas fotos de cine. 
  4. Es un clásico en las bodas, una tradición más que cumplir. Algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul. Esas son las 4 tradiciones que casi todas las novias cumplen a pies juntillas. Pero si eres de las creen que los clásicos nunca mueren, y que las tradiciones están para cumplirlas, entonces está claro que debes lucir un precioso velo el día de tu boda. 
  5. Hay un velo para cada tipo de novia. No importa si eres una novia moderna, clásica, bohemia, vanguardista, etc… Seas como seas seguro que encuentras un velo acorde con tu look. Y es que por suerte hoy en día los tienes de diferentes largos, y hay mil formas diferentes de lucirlos. Tan solo necesitas darte una vuelta por Pinterest para ver todos los looks que puedes conseguir un sencillo velo.
  6. Te dará un toque de romanticismo y misterio. Los velos son el complemento perfecto para darle un toque romántico a tu look de novia. Tienen ese no sé qué que aporta dulzura e inocencia a cualquier novia. Y si además si te decides a ir completamente velada, es decir, con el velo cubriendo tu cabello y tu rostro, conseguirás un aura de misterio y delicadeza con la que estarás absolutamente irresistible. 
  7.  photo Stuart_Naph_Montse_Ruben_0230_zpsgwvjtqxn.jpg
    Foto de Stuart Naph
  8. Es la única oportunidad que tendrás para lucirlo. Y por fin hemos llegado a la última razón, y la que para mí es la más importante. El velo es un complemento de novia, y la única ocasión que tendrás de lucirlo en tu vida es en tu boda. Por eso no deberías tomar esta decisión a la ligera. Si tienes muy claro que los velos no van contigo, perfecto. Pero si tienes dudas, piénsatelo muy bien, porque solo podrás llevarlo una vez en la vida, y si dejas pasar esta oportunidad puede que más adelante te arrepientas.
Y después de darte estas 7 razones me toca hacer de abogado del diablo ;-) Y es que no importa si el día de tu boda llevas velo, tocado, una corona de flores o el pelo suelto. Lo importante es que seas tú misma y que estés cómoda con tu look. Por eso a la hora de tomar la decisión olvídate de todo y de todos y piensa solo en ti.

Y ahora sí toca decidirse, ¿te animas a llevar velo el día de tu boda?

miércoles, 24 de diciembre de 2014

lunes, 27 de octubre de 2014

Sorprende a tus invitados con un picnic de bienvenida

Me encantan las bodas llenas de detalles, en las que los novios piensan en mimar a sus invitados. Me encanta reunirme con cada pareja y empezar con una lluvia de ideas, algunas más disparatadas que otras, hasta que finalmente encontramos la que mejor se adapta a su estilo, a su forma de ser, y a lo que quieren transmitir con su boda. Por eso disfruté tanto organizando la boda de Sonia y Hans, y lo mejor es que ahora puedo revivir todos esos momentos para compartirlos contigo.

 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi10_zps3e296cb1.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi05_zpsbd170b19.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi06_zpsd8df0c0c.jpg
Sonia quería dar la bienvenida a sus invitados de una manera especial, y pensamos que ofrecerles un pequeño pica pica a modo de picnic sería perfecto. Así que compró las cajitas de fideos chinos de self packaging en color rojo y azul, y las decoró con washi tape y con el logo de la boda. Montserrat Catering fue el encargado de preparar las delicatessens que irían dentro de esas cajitas, y nosotras montamos una zona picnic, con su mantel de cuadritos, su cestita, su bicicleta y mil detalles más que puedes ver en las fotos. En principio este rinconcito era solo para decorar, pero a los invitados les gustó tanto que unos lo usaron de photocall, y otros se sentaron allí para comer su picnic.

 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi09_zps8496bc65.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi01_zps85efcc4b.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi03_zps86b0ff56.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi11_zps90dd62a9.jpg
Como ya sabes la boda de Sonia Hans estaba ambientada en los años 50, y tenía una estética muy americana, así que la paleta de colores la teníamos muy clara desde el principio: rojo, azul y blanco, los colores de la bandera estadounidense, y le añadimos el rosa y el marrón clarito, para suavizarlo. Como ves el picnic que diseñamos seguía a rajatabla la paleta de colores, lo que ayudaba a dar coherencia a toda la boda.

 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi02_zps2d7b095c.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi08_zps9a0159ad.jpg
 photo BodaSoniayHans-MireiaCordomi04_zps8030a333.jpg
Así que si estás empezando a buscar ideas con las que sorprender y mimar a tus invitados, ¿qué te parece preparar un pequeño picnic para ellos? El de la boda de Sonia y Hans fue todo un éxito, y la verdad es que quedó muy bonito, ¿no te parece?

NOTA: Todas las fotografías son propiedad de Mireia Cordomi. Si queréis copiarlas, usarlas o compartirlas en vuestros blogs debéis pedirle permiso. Podéis poneros en contacto con él en mireiagc@yahoo.es 

jueves, 23 de octubre de 2014

Nos inspira...los ramos de novia de Oh Fleurs!

Creo que ya te lo he dicho en alguna ocasión, mi completo de novia preferido son los ramos. Y no importa si eres una novia tradicional o rompedora, personalmente creo que todas las novias tienen que llevar un ramo el día de su boda. ¿Por qué? Pues para empezar porque hay pocas ocasiones en las que puedas llevar un ramo sin que la gente te mire raro, porque te hacen sentir que eres una novia de verdad, y porque son preciosos.

 photo ohfleurs-escarpenter2_zpsc7023113.jpg
Escarpenter Fotògraf
 photo ohfleurs-escarpenter_zps4e96a6f2.jpg
Escarpenter Fotògraf
Eso sí, lo importante es que elijas bien tu ramo ideal, y por suerte hoy en día existen ramos para todos los gustos. Así que si aún no has pensado en como será tu ramo aquí tienes un montón de ideas, porque hoy te traigo una pequeña muestra de los maravillosos ramos de novia que realiza Oh Fleurs!

 photo OhFleurs-thevisualpartner02_zps6fbb4bc2.jpg
The Visual Partners
 photo OhFleurs-thevisualpartner03_zps7a225240.jpg
The Visual Partners
 photo ohfleurs-TheLoveStudio1_zps460312d4.jpg
The Love Studio
Si ya me conoces un poquito sabrás que muchas de mis novias confían en Oh Fleurs! y la verdad es que no me canso de recomendarla. Lo que más me gusta de Marina es su creatividad, y el entusiasmo contagioso que le pone a cada proyecto. Tiene una capacidad increíble para visualizar las cosas, y me encanta ver como su mente se pone en funcionamiento cuando nos reunimos para hablar del diseño de la decoración de una boda, o cuando está con una novia buscando ideas para su ramo.

 photo OhFleurs-thevisualpartner04_zps2db8203d.jpg
The Visual Partners
 photo OhFleurs-thevisualpartner05_zps38c20821.jpg
The Visual Partners
Y cuando pones tanta pasión en tu trabajo las cosas solo pueden salir de una manera: bien. Me encanta ver las caritas que ponen las novias cuando reciben su ramo y cuando te dicen que es aún más bonito de como se lo imaginaban.

 photo ohfleurs-TheLoveStudioyEldiacuteade01_zps8988608f.jpg
The Love Studio | El día de
 photo ohfleurs-RaquelPurasyDianaSegura01_zps7af5df3e.jpg
 Diana segura Fotografía | Raquel Puras (3 deseos y medio)
Así que no importa como imagines tu ramo, ya sea un bouquet romántico, un ramo bohemio y desestructurado, uno de aspecto silvestre, o una auténtica explosión de color. Sea como sea habla con Marina, seguro que ella te diseñará tu ramo perfecto.

 photo ohfleurs-SaraLaacutezaro01_zpsdf235c21.jpg
Sara Lázaro
 photo OhFleurs-thevisualpartner01_zps32cc31b5.jpg
The Visual Partners
 photo ohfleurs-stuartnaph01_zps9966e2ec.jpg
Stuart Naph

Y ahora dime, ¿ya has imaginado como será tu ramo de novia? Si todavía no lo has hecho espero que este post se sirva de inspiración.
Related Posts with Thumbnails
 
Footer