martes, 15 de noviembre de 2011

{ La maravillosa experiencia de encontrar tu vestido de novia }

La semana pasada acompañé a C. y a su encantadora madre a Rosa Clará. C. tenía muy claro cómo quería que fuera su vestido de novia, pero no lo acababa de encontrar. Tuvo un flechazo con uno de los primeros vestidos que se probó, pero no le convencía el tacto que tenía el tejido de la falda, así que seguimos buscando su vestido en varias tiendas, ateliers y boutiques.


C. no iba muy convencida a su cita en Rosa Clará, ya habíamos ido a mirar el catálogo y lo que más le gustaron fueron las chaquetitas y los boleros, sin embargo, desde que era niña cada vez que pasaba con su madre por delante de Rosa Clará se quedaban mirando los vestidos del escaparate y decían que cuando se casara sería con un vestido de esa firma.


Nos atendió Laura, una mujer encantadora, paciente y muy profesional. Dejó que C. se probara algunos modelos que no había pedido, así pudo ir viendo sus gustos, además escuchaba atentamente todos los comentaros que C. hacía de cada vestido, qué le gustaba de cada modelo, y que es lo que no le gustaba en absoluto. Y gracias a eso, de repente Laura apareció con “el vestido”.


Un vestido que no nos había gustado en el catálogo, que no tenía nada que ver con la idea inicial de C., pero que en cuanto se lo probó supimos que era su vestido.


Photobucket



Para mí es un lujo poder vivir momentos como estos. Ver como se ilumina la cara de la novia, ver como se emociona su madre, y sentir esa alegría contagiosa. Son tantos sentimientos que yo misma acabo emocionada, y no puedo evitar sentir un escalofrío por todo el cuerpo y soltar alguna lágrima de emoción.


Y lo mejor es que esa alegría dura varios días. Por eso estoy segura que la semana pasada fue muy especial para C. y para su madre, y que no olvidarán nunca ese día, pues no solo encontraron “el vestido”, pues también hicieron realidad el sueño de su infancia: casarse con un vestido de Rosa Clará.

4 comentarios:

Nou Enfoc dijo...

Con tu explicación me imagino su cara (sin saber como es). Para una novia encontrar su vestido es lo mas. ¡Fantástico!

Bodas Deluxe dijo...

Gracias por tu comentario, y por tus palabras.

Es un momento muy emotivo, y me encanta que me dejen compartirlo con ellas.

Un abrazo,

Karen

Patricia dijo...

A mi me costó tanto tanto tanto, creí que nunca iba a dar con el mío. Me sentía un poco "disfrazada" con los vestidos de novia, me gustaba con ellos pero... De todos modos si hubiera tenido que quedarme con uno, seguro hubiera sido de Rosa Clará!
Pero al final, con la angustia, una amiga que se dedica a estas cosas me lo diseñó ! Y claro, entre el tiempo que había pasado y no... y que no tienes uno igual para probarte, hasta un mes antes no tenía nada, casi me vi vestida el mismo día... aún así el proceso es tan emocionante!!

nientucasanienlamía dijo...

A mí me pasaba lo mismo cada vez que pasaba por Rosa Clará,me quedaba embobada delante del escaparate y eso que hasta ahora no tenía planes de boda. Me caso el año que viene con un vestido de Rosa Clará y puedo decir que es la mejor tienda qud he encontrado,magnífico trato y variedad de telas, diseños y complementos, es un gustazo probarse sus vestidos y más casarse con uno de ellos.

Related Posts with Thumbnails
 
Footer