miércoles, 22 de abril de 2015

5 Consejos que te ayudarán en la compra de tu vestido de novia

Dentro de un par de semanas Barcelona se volverá a vestir de blanco para acoger una nueva edición de la Barcelona Bridal Week. Y la verdad es que estoy contando los días que faltan para poder ver en directo las nuevas propuestas que los diseñadores nos tienen preparadas para la próxima temporada.

Y es que sin duda alguna, una de las cosas que más les gusta a todas las novias es encontrar su vestido de novia. Como Wedding Planner he tenido la suerte de poder acompañar a decenas de novia en la búsqueda de su vestido, y durante todo este tiempo he podido reunir algunos consejos que creo que te serán muy útiles a la hora de comprar tu vestido de novia.

 photo Stuart_Naph__98_zpsl46s1gei.jpg
Fotografía de Stuart Naph

1. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.

O lo que es lo mismo, no dejes la búsqueda de tu vestido para el último momento. Piensa que cuanto antes empieces a buscarlo, más tiempo tendrás para probarte diferentes modelos, compararlos y encontrar el vestido perfecto para ti. 

Si tienes claro que quieres un vestido de firma, como Pronovias, Rosa Clará, YolanCris, Aire Barcelona, St. Patrick, etc… puedes empezar a buscar entre 6 y 8 meses antes de la boda. Las grandes marcas tienen mucho stock, y no tendrás problema si acudes hasta 6 meses antes de la boda (eso sí, muchas veces te dirán que vas muy justa, pero no te asustes, 6 meses es tiempo más que suficiente). 

Pero si sueñas con vestido de diseñador, como Inmaculada García, Imma Clé, Jordi Anguera, etc… lo ideal es que acudas con mucho más tiempo, entre 8 y 10 meses estará bien. En este caso los vestidos se realizan bajo pedido, cortando la tela para cada clienta, se trata de diseños más exclusivos y personalizados. Al tiempo de confección hay que añadir que su stock de tejidos no es tan amplio como el de las grandes marcas, por lo que si te retrasas puede pasar que el tejido que te guste ya esté agotado.

 2. Fíjate un presupuesto.

Este punto es muy importante. Antes de empezar la búsqueda debes tener muy claro cuánto dinero quieres destinar a la compra de tu vestido. Se trata de una decisión muy personal, nadie puede decirte qué cantidad es la correcta. Eso sí, una vez decidida tienes que tener claro si ese importe es solo para la compra del vestido, o si también tiene que cubrir la compra de todos los complementos de tu look de novia: zapatos, medias, velo o tocado, ropa interior, joyas, etc…  

Una vez fijado el presupuesto puedes empezar  investigar precios. Si participas en foros de novias te será muy fácil saber los precios medios de las firmas más conocidas. Descarta aquellas que se pasan de tu presupuesto. En caso de que te encante el estilo de una de esas firmas puedes buscar outlets y ventas especiales, seguramente serán diseños de colecciones pasadas, pero te saldrán a precios muy económicos. Psss ¿te cuento un secreto? Sigue a tus firmas favoritas en las redes sociales, allí suelen anunciar sus ventas especiales con descuentos muy interesantes.

Y lo más importante, NUNCA, pero nunca, te pruebes un vestido que se salga de tu presupuesto. Lo único que vas a conseguir es llevarte un gran disgusto, pues por muy bien que te quede, y por mucho que te guste, no podrás comprártelo. A veces hay novias que se obsesionan tanto con un vestido, que no son capaces de encontrar otro que entre en su presupuesto, y créeme, no hay nada más frustrante que eso.

3. Una para todas, y todas para una.

¿Te acuerdas de D’Artagnan y los Tres mosqueteros, pues inspírate en ellos a la hora de elegir a las personas que te acompañarán en tu búsqueda. Y es que en esta ocasión el dicho de “menos es más” es más acertado que nunca.

Así que piensa en dos o tres personas, que te conozcan bien y que te quieran mucho. Tienen que quererte mucho porque van a tener que ser muy sinceras contigo, ¿sabes esa amiga que te dice, “chica, no me gusta nada como te queda ese vestido, te hace gorda”? Pues esa es una acompañante perfecta en tu búsqueda del vestido.

Si eres una persona tímida, a la que le cuesta expresar lo que quiere, es súper importante que tus acompañantes te conozcan muy bien, y que sean lanzadas. He visto a muchas novias a las que les daba apuro decir qué es lo que no le gustaba del vestido que le estaban probando, o que antes de entrar me habían contado exactamente lo que estaban buscando, y una vez en la tienda no sabían cómo explicarlo. Si te reconoces, pide a esa persona que te conoce mejor que tú misma que te acompañe, ella podrá hablar por ti cuando te vea bloqueada.

Y sobre todo, cuando elijas a tus acompañantes, procura que no sean  más de tres. No caigas en la tentación de ir con más gente, piensa que con tantas opiniones al final lo que conseguirán es confundirte, en lugar de ayudarte. Dos o tres personas, que te conozcan muy bien, que sepan exactamente el estilo que estás buscando, y que te quieran mucho. Ellas serán tus mosqueteras.

 photo Adrian_Tomadin_Photography-020_zpst9hczgi6.jpg
Fotografía Adrian Tomadin

4. Novia previsora vale por dos.

Igual no lo sabes, pero antes de ir a probarte vestidos de novia tienes que pedir día y hora, la mayoría de tiendas no suelen atender sin cita previa porque tienen mucho volumen de trabajo.

Y aquí va otro gran consejo: si tu boda es de día, intenta ir a probarte vestidos por la mañana, y si tu boda es de noche, pide hora por la tarde. Y aunque al principio te puede parecer una tontería, la verdad es que no lo es. Lo cierto es que nuestro cuerpo va cambiando a lo largo del día. Estamos más hinchadas por la tarde que por la mañana, y además, ¿sabías que por la mañana medimos algún centímetro más que por la tarde? Esto es por culpa del estrés, nos levantamos relajadas, y a lo largo que va pasando el día, el cansancio y el estrés hacen que nuestras vertebras se tensen, y como consecuencia medimos un poquito menos. Por eso, si te pruebas el vestido más o menos a la hora de tu boda, podrás hacerte una idea más fiel de cómo estarás el día de tu boda con él.

Un consejo que doy a todas mis novias, es que ese día se pongan ropa interior clarita, y si es posible que los sujetadores sean sin tirantes. Ir con medias, y con un zapato de tacón también será de mucha ayuda. De esta manera te sentirás más cómoda y podrás probarte cualquier tipo de vestido sin nada que te moleste: palabra de honor, cuello hatler, corte sirena, etc…

También es importante que ese día te sientas guapa, por eso no es una mala idea que ese día te hagas ese peinado con el que te ves más favorecida, y que te maquilles un poco. Piensa que en invierno estamos más bien pálidas, y vas a probarte vestidos en diferentes tonos de blanco. Un poco de maquillaje hará que te sientan mejor, pero eso sí, no te pases con el maquillaje, o podrías manchar los vestidos.

5. Disfruta de la experiencia y confía en tu instinto.

Uno de los  mejores consejos que te puedo dar es que disfrutes de la búsqueda. Esta va a ser una experiencia única y muy especial, y deberías disfrutar de cada momento. No dejes que nadie te lo estropee, ni siquiera tu misma. Olvídate de los pequeños contratiempos que puedan ocurrir y céntrate en las cosas buenas.

Y por supuesto confía en tu instinto. Seguro que durante tu búsqueda encontrarás algún vestido que te quede genial, que resalte tus puntos fuertes, con el que estarás preciosa, pero a lo mejor no te ves con él caminando hacia el altar. Si eso no pasa, no lo dudes más, ese no es tu vestido. En este caso las dependientas pueden ser tus mejores aliadas, nadie mejor que ellas conocen todos los vestidos de su colección, y nadie mejor que tú conoce tu cuerpo y lo que estás buscando. Así que sé sincera con ella, cuéntale qué es lo que estás buscando en tu vestido, que partes de tu cuerpo quieres que destaque, y cuales debe disimular. Habla con ella sobre el estilo de tu boda y el look que estás buscando. Con toda esta información ella podrá ayudarte a encontrar el vestido perfecto para ti. Y créeme, cuando lo encuentres, sabrás sin ninguna duda que ése es tu vestido de novia.

1 comentario:

Detalles Boda Keke dijo...

Elegir el vestido de novia fue lo que más quebradero de cabeza me dio. Un saludo

Related Posts with Thumbnails
 
Footer