miércoles, 29 de abril de 2015

Los 10 mandamientos de belleza que toda novia debería seguir

El día de tu boda serás el centro de todas las miradas, y por eso estoy segura que querrás estar especialmente guapa ese día. Ya lo decía Helena Rubinstein, “No hay mujeres feas, solo perezosas”, y eso sin duda es una buena noticia. Así que ya es hora de dejar la pereza a un lado y a ponerse manos a la obra, por eso hoy te traigo los 10 mandamientos de belleza que toda novia debería seguir.

 photo The love studio - portada_zpskpzrnz14.jpg
Foto The Love Studio

1. La belleza empieza por el interior.

Y no hay nada más cierto. Para verte bien por fuera, primero tienes que estar bien por dentro. Y no, no te voy a proponer que te pongas a dieta, pero sí que vigiles tu alimentación. Procura reducir las grasas, los fritos y la bollería de tu dieta. Con estos alimentos solo conseguirás sentirte más pesada, enfadarte con la báscula, y ver como tu piel está más apagada y con granitos.

Lo ideal es que apuestes por una alimentación sana y equilibrada, con 5 comidas al día. Abusa de las ensaladas, las verduras y la fruta. A la hora de cocinar el horno y la plancha serán tus mejores aliados. Si eres cocinitas empieza a seguir a blogs de cocina saludable, te sorprenderá la cantidad de platos deliciosos y ligeros que puedes realizar.

El agua debe convertirse en tu mejor amiga. No salgas nunca de casa sin llevar una botellita en tu bolso. Deberías beber unos dos litros diarios de agua, pero no hace falta que te obsesiones con ello. Si empiezas poco a poco, ya verás cómo en unos días conseguirás beberte los dos litros sin darte cuenta.

Y aunque no te guste, no te olvides de hacer algo de ejercicio. Actualmente nuestro estilo de vida es muy sedentario, por eso necesitamos hacer un poco de deporte. La idea es que tenemos que movernos para quemar esas calorías de más, para despejarnos, y aliviar el estrés. Y aquí no valen las excusas, si no te gusta el gimnasio puedes apuntarte a la moda del runnign, pasear a paso ligero durante media hora cada día, o incluso ir en bici al trabajo.


2. Sonrisa deslumbrante

El día de tu boda va a ser uno de los más felices de tu vida, por eso no puedes olvidarte de cuidar de tu sonrisa, pues será la protagonista de muchas fotos.

 photo Ana y Miguel - Sonrisa_zpslj5x44s3.jpg
Foto Ana y Miguel

Si nunca has cuidado tus labios, es hora de que empieces a hacerlo. La piel de los labios es extremadamente sensible, y a diario se ve agredida por el frío, el sol, el calor, etc… Para mantener unos labios hidratados y jugosos prueba a exfoliarlos semanalmente. Puedes comprar productos específicos, o utilizar un cepillo de dientes suave y vaselina. Después de exfoliarlos no te olvides de hidratarlos.

Llevar siempre un bálsamo labial en el bolso es una buena idea. En invierno lo usarás mucho porque los labios se resecan con la calefacción. En verano lo mejor es hacerte con un bálsamo que contenga factor de protección solar.

No te olvides de visitar a tu dentista para tener una sonrisa de cine. Con él deberás programar una limpieza dental. Lo ideal es realizarse una cada 6 meses, pero si quieres hacerte una antes de la boda, procura hacerla una o dos semanas antes, así si te sale alguna heridita, o se te hinchan las encías, habrá tiempo de sobra para que todo vuelva a la normalidad.

Una buena idea es realizarse un blanqueamiento dental, así el día de tu boda podrás tener una sonrisa muy blanca. La duración del blanqueamiento varía en función de las personas, por eso lo mejor es que acudas varios meses antes a tu dentista. Él podrá valorar tu dentadura y ver qué tipo de tratamiento necesitas. También podrá aconsejarte cuando es el mejor momento para empezar el blanqueamiento.

3. Mantén el sudor a raya

Puede que no sea tu caso, pero a muchas novias les pasa que con los nervios y el estrés sudan más de lo normal. La verdad es que resulta muy desagradable e incómodo, sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría de las bodas se celebran en meses calurosos.

Si el caso no es muy grave se puede solucionar con una ducha antes de acostarte y un buen desodorante antitranspirante. Por la mañana repite la misma operación y así estarás fresca durante la boda.

Si ya has probado los desodorantes antitranspirantes y no te acaban de convencer, te aconsejo uno que es mano de santo. Se llama Perspirex y lo venden en farmacias. Eso sí, te aconsejo que te lo compres algunos meses antes de la boda y lo pruebes. Conozco a muchas personas que están encantadas con este producto, pero es importante que lo pruebes con antelación para comprobar que no te produce alergia, y que te funciona.

4. Mirada hipnótica

No debes olvidarte de cuidar de tu mirada. La piel del contorno de ojos es extremadamente delicada, por eso no te olvides de cuidarla usando a diario una crema específica. No te acuestes nunca sin desmaquillar tus ojos, y al hacerlo utiliza productos específicos, los bifase son los que mejor resultado te darán.

 photo Sara Laacutezaro - Cejas_zpsvbgkz1ah.jpg
Foto Sara Lázaro


Las cejas pueden cambiar asombrosamente tu mirada. Te aconsejo que acudas a un bar de cejas para que te las diseñen, eso sí, a estas alturas no hace falta que te recuerde que lo hagas varios meses antes de la boda, así si no te gusta el resultado tendrás tiempo de sobra para que te vuelvan a crecer.

En cuanto a las pestañas, prueba a hacerte una permanente y tinte de pestañas, o a ponerte extensiones, verás que cambio. Otra opción menos agresiva es utilizar pestañas postizas. En este caso habla con tu maquilladora, ella te podrá aconsejar que tipo de pestañas te van mejor, y se encargará de ponértelas el día de tu boda.

5. Piel radiante

Una de las primeras cosas que tienes que hacer una vez fijada la fecha de la boda es ir a ver a tu esteticién. Junto a ella podrás elaborar un calendario de cuidados y tratamientos para tu piel, así el día de tu boda ésta lucirá más bonita y radiante que nunca.

La limpieza de cutis no puede faltar en ese calendario, eso sí, la última háztela una semana antes de la boda, así te asegurarás de que tu piel se ha recuperado y no quedan marquitas. Según tu tipo de piel tu esteticién podrá aconsejarte los tratamientos específicos que te vendrán mejor, como mascarillas, velos de colágeno, etc…

No te olvides de mantener tus rutinas de limpieza e hidratación, y si todavía no tienes, es hora de empezar a crearlas. No estaría de más que acudieras a un dermatólogo, él te podrá decir mejor qué nadie qué tipo de piel tienes, y qué rutinas y productos deberías usar. Si no quieres complicarte mucho recuerda que los pasos básicos son: limpiar la piel con un buen jabón, secarla con cuidado, aplicar un buen tónico y por último una crema hidratante.

Y sobre todo, NUNCA, nunca te vayas a la cama sin haberte desmaquillado. Tu piel, y la funda de tu almohada, te lo agradecerán.

Tampoco debes olvidarte de protegerte del sol. Muchas cremas hidratantes ya incorporan filtro solar, pero suelen ser muy bajos. En invierno te irán bien, pero en verano es mejor que uses cremas solares con mayor factor de protección.

Si quieres lucir un bonito bronceado el día de tu boda lo mejor es que lo adquieras poco a poco. No soy muy partidaria de los rayos UVA, pero si a ti te gustan mi consejo es que no abuses de ellos. No hay nada más feo que una novia con un moreno demasiado artificial. Puedes combinar alguna sesión de rayos uva, con baños de sol (vamos, con tumbarte en la playa o en la piscina para tomar el sol). Hazlo siempre usando un factor de protección, y ten cuidado con el bikini, para que no te queden marcas que puedan verse con el vestido.

6. Manos perfectas

Las manos serán una de las grandes protagonistas de tu boda, sobre todo en el momento del intercambio de anillos. Además después de la boda todo mundo querrá ver tu alianza, así que tus manos tienen que estar perfectas.

 photo The Love Studio - Manos_zpsax2duv3j.jpg
Foto The Love Studio

Acuérdate de hidratarlas a diaria, tener una buena crema en la mesita de noche, y una más pequeña en el bolso te será de gran utilidad.

Una vez al mes acuérdate de darles un mimo especial, hazte un peeling y aplícate una buena mascarilla. De esta manera te asegurarás de tener unas manos bonitas y suaves.

El broche final lo pondrá una buena manicura. Si quieres olvidarte de problemas te aconsejo que te realices un esmaltado permanente, así la manicura estará perfecta tanto en la boda como en tu luna de miel.

Y si uno de tus grandes problemas es que sueles morderte de las uñas, no te preocupes, las uñas de gel o las de porcelana serán tu grandes aliadas. Intenta cuidar tus uñas, y unos días antes de tu boda acude a tu esteticién a ponerte las uñas.

7. Pelos fuera

Lo bueno de casarse es que nos permite darnos pequeños lujos que hace tiempo que queremos. Por ejemplo, que mejor excusa que tu boda para hacerte de una vez la depilación láser. Eso sí, te recomiendo que acudas a un centro de confianza, y que empieces con la depilación láser cuanto antes mejor.

En el centro te dirán cuántas sesiones necesitarás para eliminar para siempre los molestos pelitos. Es importante que les comentes que te casas y que les digas exactamente la fecha de tu boda, así podréis programar con tiempo todas las sesiones.

Pero si quieres seguir siendo fiel a la depilación tradicional con cera, recuerda pedir cita unos cuatro o cinco días antes de la boda. Así te asegurarás que las rojeces que a veces produce la cera habrán desaparecido antes de la boda.

8. Melena de película

Para lucir un cabello bonito hay que cuidarlo. No te estoy contando nada nuevo, ¿verdad? Pero es que a veces con tantos preparativos nos podemos olvidar de algunos detalles. Una vez más te recomiendo que hables con tu peluquero, él seguro que conoce perfectamente tu cabello y podrá aconsejarte qué tipos de tratamiento deberías hacerte para que luzca más brillante y sedoso que nunca.

 photo Stuart Naph - melena_zpsb7kbdy3s.jpg
Foto Stuart Naph
Además, no te olvides de ir saneando las puntas, y de utilizar acondicionadores y mascarillas adecuados a tu tipo de cabello. Si puedes, te aconsejo que compres los productos en tu peluquería de confianza. Los productos que venden en supermercados suelen llevar alcohol, y eso puede resecar tu cabello. Los productos que venden en peluquería suelen ser más caros, pero también más eficaces y no suelen contener alcohol.

Si sueles llevar el cabello teñido o con mechas, lo ideal es que vayas a teñirte una semana antes de la boda. Así te asegurarás de no tener raíces, y el color se verá más natural.

Y eso sí, si estás pensando en hacerte un cambio look no esperes a hacerlo a última hora. El día de tu boda tienes que ser tú misma, y si te haces un cambio muy radical puede que no te sientas cómoda con el resultado. Por suerte hoy en día el mercado ofrece una amplia gama de extensiones y postizos que podrán serte de gran ayuda en caso de que te hayas pasado con el corte de pelo, o quieras conseguir más volumen en tu peinado.

9. Mímate

Las curas de sueño son el gran secreto de belleza de muchas celebrities. Ya sé que los nervios pueden jugarte una mala pasada, por eso el último mes antes de la boda procura seguir unos buenos hábitos de sueño. Lo ideal es que duermas al menos 8 horas diarias. Olvídate de trasnochar o de pegarte madrugones maratonianos. Tu cuerpo y tu piel necesitan descansar para estar en pleno rendimiento.

Uno de los mejores caprichos que puedes darte es una escapadita a un spa. El fin de semana antes de la boda dedicarlo solo a vosotros. Podéis ir a un spa, a disfrutar de los beneficios de los circuitos termales, a relajaros en el jacuzzi, y terminar el día con un relajante masaje. Un fin de semana romántico y de relax siempre es una buena idea. Os ayudará a eliminar todo el estrés, y por fin tendréis unos días para mimaros el uno al otro, sin preocupaciones ni nadie que os moleste. Así que no os olvidéis de apagar los móviles y disfrutar.

10. No probarás tratamientos nuevos un mes antes de la boda

Esta regla es sin duda la más importante de todas. No te la juegues, para evitar disgustos de última hora ni se te ocurra probar un tratamiento nuevo un mes antes de la boda. No sabes si puede producirte alguna alergia o efecto secundario que pueda dejarte marcas o dañarte la piel. En este caso será mejor que sigas al pie de la letra eso de “más vale malo conocido que bueno por conocer”.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails
 
Footer